Back to FOTM

Jivamukti Focus of the Month

Tema del mes: Nuestros padres y nuestra práctica de yoga

FOTM_May_18_parents_

Guru Brahma, Guru Vishnu, Guru Devo Maheshwara
Guru Sakshat Param Brahma Tasmai Shri Gurave Namah

Nuestra creación es ese gurú; la duración de nuestras vidas es ese gurú;
nuestras pruebas, enfermedades y calamidades es ese gurú. Hay un gurú
que está cerca y un gurú que está más allá del más allá.
Humildemente hago mi ofrenda al gurú, el bello que quita la ignorancia, el principio de iluminación que está dentro de mí
y me rodea en todo momento.
 
Guru significa maestro, el principio de la iluminación. La Trinidad Hindú de Brahma, Vishnu, Shiva simboliza el proceso de creación, sustento y destrucción a los que está sujeta toda manifestación. Brahma es creación y se refiere a las circunstancias de nuestro nacimiento, a nuestros padres, la relación entre nuestros padres, las emociones y energías a las que se expuso nuestra madre durante el embarazo y el nacimiento, y la cultura y las circunstancias socioeconómicas. En este mantra, estamos invitados a ver todos estos aspectos como una enseñanza.
En la sociedad occidental, ha habido una tendencia creciente hacia la individualización y tomar crédito solo por todo lo que logramos. Nos hemos olvidado de las personas que nos han abierto las puertas, y damos por hecho cualquier sacrificio que nuestros padres hayan hecho por nosotros. Hemos reemplazado la gratitud con el derecho, y ya no sabemos los secretos de lo que mantiene un ecosistema, una comunidad o una familia juntos. Todos estamos sufriendo en diversos grados por la enfermedad de la desconexión.
Hace algunos años, el respeto se confundió con el castigo y la opresión, en lugar de una actitud de profundo amor, reverencia y aprecio. Comenzamos a rechazar las expresiones de respeto hacia nuestros padres, maestros y ancianos, y hemos dejado de enseñarlo a nuestros hijos. Cuando se les pide a los estudiantes que reflexionen sobre sus padres, el estado de ánimo tiende a volverse muy callado, solemne y lloroso. Muchos de nosotros tenemos grandes problemas con nuestros padres, y con frecuencia hemos dejado de hablar con ellos por completo. Continuamos viviendo con dolor no resuelto y dolor persistente bajo la superficie, hasta que sea demasiado tarde. Un padre se enferma o muere. Los malentendidos, las comunicaciones poco hábiles o los patrones abusivos quedan en un charco de oscuridad, confusión y remordimientos.
Algunos de nosotros estamos en nuestros ochentas, nuestra madre o padre ha estado bajo tierra durante 25 años, y aún así, día tras día, nos estamos haciendo miserables pensando en las cosas horribles que nuestra madre o padre nos hicieron. Todavía estamos esperando que el padre fallecido se disculpe o arregle la situación de alguna manera, sin darse cuenta de que la única persona que puede aliviarnos de todo ese sufrimiento somos nosotros.
La práctica del yoga enseña cómo conciliar la relación desde nuestro final. La presencia física de la otra persona puede que ni siquiera sea necesaria. Nos entrenamos para ser humildes, superar el orgullo falso y ver la fuerza al hacer el primer gesto hacia la reconciliación. A menudo, ni siquiera es una cuestión de un gran drama o catarsis, sino solo un pequeño cambio energético, comparable a la participación activa de los movimientos en espiral de nuestros muslos, levantando nuestros arcos interiores o presionando nuestros dedos grandes en el suelo. Estos son pequeños ajustes casi invisibles que crearán un efecto dominó en todo el cuerpo y equilibrarán toda la pose. De la misma manera, un pequeño cambio interno provocado al establecer una intención de mirar una buena calidad en cada uno de nuestros padres, puede cambiar totalmente la relación. Recuerde: cualquier desavenencia con nuestros padres es un reflejo de una brecha dentro de nosotros mismos.
Armonizar la relación con nuestros padres y nuestros maestros es la clave para manejar todas las otras relaciones. Tenemos que dejar de proyectar hacia afuera, dejar de culpar, dejar de buscar fallas y comenzar generando una energía de gratitud. Tenemos que dejar de hacer excepciones que las enseñanzas yóguicas solo se aplican a ciertas situaciones, pero no a otras. Necesitamos asumir nuestra responsabilidad en el conflicto y ver que se desprenda de nuestras propias proyecciones.
Respondiendo a cualquier forma de abuso, el resentimiento no nos llevará a la liberación. El perdón es lo único que permitirá que nuestros corazones se vuelvan ligeros. Perdonar no se trata tanto de liberar a la otra persona, sino de dejar caer la oscuridad que nos enferma y nos impide seguir adelante. El perdón es esencial para el crecimiento espiritual. Una cita famosa de Martin Luther King Jr. dice: “He decidido ir con amor, el odio es una carga demasiado pesada para soportar”.
Cuando somos jóvenes, vemos a nuestros padres como perfectos, y cuando crecemos para ser adolescentes, nuestros padres se parecen a todo lo demás que perfecto. Sin embargo, nuestra expectativa de perfección permanece y crea una fricción constante con nuestra crítica. ¿Podemos quizás aceptar que nuestros padres siempre hicieron lo mejor que pudieron, pero que no siempre pudieron hacerlo con habilidad debido a las dificultades y el sufrimiento que encontraron? Tal vez, si nosotros mismos somos ahora padres, ¿podemos ver que ser perfecto todo el tiempo es una tarea imposible?
Algunas veces los padres olvidan que un niño no puede ser forzado a entrar en el molde de sus sueños no cumplidos. A veces, una madre es incapaz de alimentar a un niño con amor materno, debido a su propio trauma. Aún así, ella está haciendo todo lo posible. Es posible que deseemos vernos a nosotros mismos como totalmente diferentes de sus padres, pero a medida que envejecemos, podemos darnos cuenta de cuánto somos como ellos; somos una continuación de nuestros padres y nuestros antepasados.
Si amamos a nuestros padres, no tenemos que decir nada; nuestro amor es suficiente, y cuando mueran, el amor continuará, y no habrá remordimientos. Michael Franti nos ofrece esta hermosa contemplación: ¡tu padre es solo un tipo ordinario que se enamoró!
 
Translation by – Jivamukti Berlin GmbH Team